NO HAY QUE TEMER A LOS TÓPICOS